RssFacebookPinterestBlogLovin'
Menú de categorías

Escrito por el Dic 25, 2016 en cocina de cosecha | 8 comentarios| etiquetas: comidas de celebración, frambuesas, fresas, grosellas, merengue, moras, Navidad, repostería dulce

Christmas Eton Mess

.

.· Christmas Eton Mess ·

· para doce porciones · temperatura del horno: 100º · dificultad: moderada, para cualquiera con un poco de práctica· estado de ánimo: mágico ·

 

  • las claras de 3 huevos (salen unos 15 niditos)
  • 200 gr de azúcar glass
  • unas gotas de zumo de limón
  • unos 150 gr de frutas rojas silvestres o más si queremos (moras, frambuesas, grosellas) y algo más para decorar
  • 75 gr de azúcar blanco (o la mitad del peso de la fruta)
  • 1 hoja o una cucharadita de gelatina neutra
  • fresas, cerezas, unos macarons blancos, rosas, rojos
  • nata montada azucarada

Colocamos en la procesadora las claras y comenzamos a batir a velocidad alta. Añadimos las gotas de limón. Cuando ya estén bien espumosas, comenzamos a ir añadiendo el azúcar poco a poco, a cucharadas, y seguimos batiendo hasta conseguir un punto de nieve firme, en el que al levantar un montoncito de clara montada con una cuchara los picos que se forman se mantengan firmes.

Veréis que según la masa va aceptando el azúcar se pone más aterciopelada y más brillante. Las claras deberían absorber todo el azúcar, de manera que no fuera perceptible probar la mezcla.

Pasamos las claras a una manga con una boquilla de estrella ancha y formamos pequeños nidos de merengue sobre papel sufurizado (o un silpat), primero hacemos un círculo como base y sobre él damos otra vuelta para formar una pared. Dejando de hacer presión sobre la manga y levantando la boquilla con un giro de muñeca decidido se termina la vuelta, que se cerrará con un bonito y elegante pico 🙂

Lo dejamos cocer a 100º (con aire mejor) durante hora y cuarto. Después abrimos el horno, lo apagamos y los dejamos dentro para que terminen de secarse mientras se enfrían.

241216_032

Colocamos la fruta con el azúcar en un cacito y lo dejamos reposar media hora. Lo cocemos a fuego suave durante diez minutos presionando la fruta con un tenedor para que se deshaga.  Desleímos o mojamos la gelatina en agua fría (un par de cucharadas si es en polvo, dejándola a remojo unos minutos en un cuenco y luego escurriéndola con la mano si es una hojita) y la añadimos a la mezcla. La pasamos por un pasapurés o por un colador de malla fina para eliminar las pepitas. Nos quedará una salsa cremosa de un precioso color rubí que espesará un poquito al enfriarse. Si la queremos más líquida en algún momento sólo hay que calentarla un poco.

241216_031

Formamos una corona de nidos. Los rellenamos con nata montada, a cucharadas o con manga y boquilla.

La vamos completando con la fruta y los macarons. Dejamos caer regueros de salsa aquí y allá. Espolvoreamos con azúcar glass.

241216_038

Listo.

¿No es espectacularmente bonita?

241216_045

Y tan navideña, roja y blanca, como Papá Noël. Dulce, simple y refrescante.

241216_048

Y crujiente como hecha de aire escarchado. Una maravillla.

241216_033

A disfrutarla.

Muchas gracias a todos los que estáis ahí al otro lado de la pantallita.
Sois una parte estupenda de mi vida, y el día de Navidad sois un regalo más.
Uno bien grande.

MUY FELIZ NAVIDAD

El Eton Mess es un postre inglés clásico que mezcla fresas, nata y merengue quebrado en trozos. Esta corona que he hecho hoy recuerda esa combinación, pero le da unas vueltas de tirabuzón al postre clásico. El nombre procede de la celebración ritual y anual, el 4 de junio, del partido de cricket entre el Eton College y el Winchester College, donde es tradición servirlo como postre. Al parecer en el Eton College se llevaba preparando desde los años 30, aunque primero se elaboraba sin merengue.

La inspiración de la receta viene de esta fotografía del fotógrafo John Paul Urizar. No he encontrado la receta, pero la he recreado a mi manera 😉

puedes compartir esta entrada en:Facebooktwittergoogle_pluspinterest

8 Comentarios

  1. Nostalgia de vivencias, que en otros tiempos llenaron la vida. Muchos besos. Y……FELIZ NAVIDAD!!!!!!!

    • Si. Ahora somos nosotros los que creamos esas vivencias que otros echarán de menos algún día… Un beso muy fuerte, muy feliz año tiíta!!

  2. Feliz Navidad, Fernanda, para ti y todas las persona que quieres y que te quieren.

    Sotes,

    Jose

    • Muchas gracias Jose. Muy feliz Navidad, querido amigo. Un beso.

  3. Fer, como siempre una delicia leerte y volar hacia otros tiempos y, en mi caso, a otros olores, porque el olor de mis antiguos muñecos no se me olvida. Yo nací con muñecos de trapo o cartón y cuando salieron los de goma fue toda una revolución.

    Tu postre sería incapaz de hacerlo, es una obra de arte!
    Muchos besos y muchos buenos deseos para ti y tu familia
    Lola

    • Querida, tu comentario de Navidad es (viene siendo) uno de los regalos más especiales de mis fiestas. Siempre me acuerdo de ti en estas fechas, pienso en cómo será la mesa que estás poniendo, en qué estarás cocinando, y te imagino saliendo al frío contenta y con olor de chimenea. Muy feliz año Lola! Que tengas ilusiones renovadas que alimentar. Nuevos amigos. Calor de muchas clases. Y alegría infantil a manos llenas. Un fuerte abrazo, y muchas gracias.

  4. El olor de las muñecas recién sacadas de la caja. Y el del chocholate con melindros de la mañana de Reyes. Inolvidable

    • Siiiiii. Inolvidable. Cosas como ésas son la materia de la que estamos hechos. Un gran beso Esther.

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *