RssFacebookPinterestBlogLovin'
Menú de categorías

Escrito por el Jun 8, 2021 en cocina de cosecha | 1 comentario| etiquetas: ensaladas tibias, pimientos, tomates

ensalada de pimientos asados

  • 4 pimientos, dos rojos y dos amarillos
  • 1/2 kilo de patatas mini
  • dos ramas de tomates cherry
  • un puñado grande de migas de bacalo inglés
  • 2 huevos duros
  • 6 filetes de anchoa
  • 4 ramitas de perejil, unas hojas de orégano si tienes
  • dos dientes de ajo
  • un excelente aceite de oliva de tu gusto
  • sal marina gruesa (la mía, sal de las salinas de Ibiza)

 

Empezamos por asar los pimientos.

Os cuento cómo lo he hecho yo y cómo me he organizado la receta, que es una cena de sábado:

A primera hora de la mañana he ido al mercado a por lo que me hacia falta. Vuelta a casa, mientras rcogía la cocina, he encendido el horno y he colocado los pimientos en bolsas para asar pollo. Horno a 185º, aproximadamente 1 hora y media, pero ves mirando si la piel se arruga y se tuesta, y cuando lo haga, paras el horno y lo abres y dejas las bolsas dentro para que se vayan enfriando.

Me gusta hacerlo así porque limpiar la bandeja del horno de los jugos azucarados de los pimientos cuando se caramelizan y se pegan a la bandeja es bastante difícil. Esta manera de asarlos es limpia, sencilla y funciona de maravilla.

.

.

.

.

Después de la siesta los pimientos estaban fríos. Los he sacado de la bolsa, escurriéndolos. Primero retiras el peciolo y las semillas. Después los pelas (yo gasto unos guantes finitos), y los troceas en tiras, disponiéndolos en un colador, que colocarás sobre un cuenco.

Poenmos las migas de bacalao inglés en un cuenco cubiertas de agua para desalarlas.

Después, he puesto a cocer las patatitas con los 2 huevos: 9 minutos para los huevos y 20 para las patatitas. Todo fuera y al agua fría.

.

.

.

.

Después, partir los tomates cereza por la mitad a lo largo, añadirles un diente de ajo muy picado, sal gruesa y un muy buen aceite de oliva.

Cambiamos el agua de las migas de bacalao. Media hora después, las escurrimos muy bien y las aderezamos con aceite de oliva.

En un mortero, colocamos las hojitas de perejil, las de oregano, las anchoas, la cucharadita de moka de mostaza y la cucharada de aceite de oliva y lo majamos bien.

 

Y ya lo tenemos todo listo.

 

A la hora de cenar, solo hace falta mezclarlo todo, sentarse a la mesa o al sofá, y paladear esta ensalada fresca, simple, deliciosa, de acordes antiguos y populares que cuentan con toda mi preferencia.

.

.

.

.

Hay otra ensalada de pimientos en este cuaderno con un aderezo muy parecido. Esta de hoy es, dentro de su sencillez, más barroca. Y seguramente también más puramente levantina, de esta parte occidental y valenciana del Levante.

.

.

.

.

Yo la voy a servir con una fuente de embutido italiano: copa y bresaola, y una barra de buen pan crujiente. Al lado del pan, la jarrita de aceite de oliva dorado profundo y un cuenquito de escamas de flor de sal de Ibiza.

.

.

.

.

Lujo accesible, alegría cotidiana de preparar algo sencillo con tiempo, mimo y una grávida anticipación del deleite de los perfumes y de los sabores intensos. No necesitamos mucho más para añadirle unos centímetros de brillo a nuestro silver lining. 

 

· SED FELICES ·

puedes compartir esta entrada en:Facebooktwittergoogle_pluspinterest

1 comentario

  1. Pocas cosas me resultan tan sensualmente veraniegas como pelar los pimientos tibios a mano. Herencia manchega; querencia al asadillo.

    … y ya más talludeteeeeee… ajvar y shakshuka y esgarraet y escalivada y espencat y pipirrana y… =^.^=

    Besos (…) (…)

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *