RssFacebookPinterestBlogLovin'
Menú de categorías

Escrito por el Abr 20, 2020 en cocina de cosecha, desayunos de domingo | 0 comentarios| etiquetas: comida corazón, comida del hogar interior, crema inglesa, helado, nueces, nueces de macadamia

helado de vainilla y nueces

Llevamos 4 semanas de confinamiento, y nos queda alguna más.

EEEESTOOOOO es lo que necesitamos, chicas!!

.

para la base del helado_

  • 300 gr de nata para montar
  • 280 gr de leche entera
  • 2 cucharaditas de vainilla en pasta o 2 vainas de vainilla
  • 150 gr de azúcar blanco
  • 4 yemas
  • 1 pellizco de sal

 

Colocar en un cazo al fuego la nata y la leche hasta que alcancen el primer hervor. Añadir la vainilla en pasta.

Dejar entibiar un par de minutos.

Batir las yemas con el azúcar hasta que clareen.

Verter la leche caliente en hilo sobre las yemas sin dejar de batir la mezcla.

Verter la mezcla de leche y yemas en el cazo y volver a calentar hasta que espese. Si tenéis termómetro, la crema espesa en torno a los 72-75º. En todo caso, conviene no pasar de 85º para evitar que se corte.

.

.

.

.

El punto de espesor de esta crema inglesa es como el de unas natillas, no es espesa y firme como el de la crema pastelera. La manera tradicional de comprobarlo es introducir una cuchara en la mezcla y bañarla con la crema. Hay que darle la vuelta y pasar un dedo a lo largo del dorso de la cuchara. Si la cinta libre de crema que ha marcado el dedo se mantiene definida y abierta, la crema está en su punto.

Cuando la crema está lista se retira del fuego y se coloca el cazo (o la crema vertida en una bolsa zip bien cerrada) dentro de un cuenco de agua fría, enfriada con una buena cantidad de hielo, para bajar la temperatura (baño de hielo).

.

.

.

.

Esto se hace para evitar cualquier posible contaminación bacteriana en la crema mientras está caliente, para intentar que la temperatura baje lo más rápido posible y con ella el riesgo de contaminación.

Una vez tibia o fría, podemos hacer dos cosas.

Dejarla en la nevera toda la noche, para que la crema madure, lo que mejora la profundidad de sabor.

O  pasarla directamente por la heladera.

Las heladoras con compresor no necesitan que la base de helado esté fría. Las demás sí. Si te puedes organizar para disponer de tiempo, dejar madurar la mezcla es una idea excelente. Lo notarás claramente en el sabor.

Mientras el helado se manteca en la heladora, preparas las nueces con toffe.

Si no tienes heladera, puedes hacerlo igual. Coloca la base de helado en un recipiente, mejor si es metálico, y ponlo en el congelador. Cada media hora bátelo con un tenedor para que no se formen cristales grandes. Y te quedará aunque quizá no tan esponjoso, estupendo igual.

 

para el toffe_

  • 75 gr de azúcar glass
  • 75 gr de mantequilla
  • 75 gr de nata
  • 3 cucharadas de agua
  • 75 gr de azúcar moreno
  • 100 gr de nueces de macadamia, nueces de California o avellanas

 

Colocar el azúcar glass con el agua en un cacto al fuego. Remover para disolver el azúcar y después dejar hervir sin remover hasta que la mezcla empiece a hervir. Unos minutos después (6 a 10 minutos) el líquido comenzará a tomar un color ámbar y después un color caramelo más intenso.

En ese momento retirar el cazo del fuego y, CON MUCHA PRECAUCIÓN, porque puede salpicar al añadir la nata y el caramelo está muy caliente Y QUEMA MUCHO, añadimos la mantequilla, el azúcar moreno y la nata.

Remover un poco. Devolver al fuego y seguir removiendo hasta obtener una crema homogénea y espesa. Retirar del fuego y reservar.

Tostar las nueces en una sartén.

.

.

.

.

Trocearlas, a mano con cuchillo o en una picadura.

Añadirles un par de cucharadas del toffe y removerlas para que se barnicen. Reservarlas.

Y ya están listas las dos preparaciones.

Cuando el helado está terminando de mantecarse, viertes poco a poco los copos de nueces caramelizadas en la heladera y al terminar de verterlos apagas la heladera.

En el recipiente donde vas a congelar el helado, colocas una capa de helado y sobre ella dejas caer una cucharada de toffee, mezclando un poco con la cuchara, y repites las capas hasta acabar la tarrina con una capa de helado.

Y congelas la mezcla durante unas horas.

.

.

.

.

Cuando el helado ya lleve tiempo congelado, sobre todo si no abres mucho el congelador, el helado se pondrá a -18º. La mejor temperatura para apreciarlo es de -14º a -10º, así que lo ideal es sacarlo de la nevera diez minutos antes de tomarlo.

Un verdadero lujo, suntuoso y delicuescente.

Un genuino indulge yourself en versión cremosa para copa.

¿A qué estáis esperando chicas?

.

· SED FELICES ·

puedes compartir esta entrada en:Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *