RssFacebookPinterestBlogLovin'
Menú de categorías

Escrito por el Feb 5, 2013 en cocina de cosecha | 2 comentarios| etiquetas: alubias blancas, invierno, ollas, potajes

olleta de La Plana

 

olleta de La Plana

{para cuatro-seis personas}
  • 150 gr de judías verdes finas (tipo bobby)
  • 2 nabos blancos
  • 1 calabaza pequeña
  • 2 manojos de espinacas
  • 300 gr de carne de aguja o de garrete de ternera
  • tomate rallado
  • pimentón dulce
  • 2 botes grandes de alubias blancas cocidas de buena calidad
  • 1 litro y medio-dos litros de caldo vegetal
  • 200 gr de arroz
  • 2 cebollas
  • 4 dientes de ajo enteros y con piel

Primero preparamos toda la verdura: la pelamos y la cortamos en cubitos, lavamos bien las espinacas y nos lo dejamos todo listo.

En casa. Olleta

Picamos finamente la cebolla y la sofreímos junto a los dientes de ajo.

Cuando esté tierna y transparente, añadimos las espinacas y damos unas vueltas, hasta que bajen su volumen y cambien de color. Añadimos el pimentón dulce, damos una vuelta para que se sofría sin quemarse, añadimos el tomate natural rallado, sofreímos unos minutos.

En casa. Olleta

En casa. Olleta

Añadimos la calabaza, el nabo blanco y las judías verdes, damos unas vueltas.

En casa. Olleta

Añadimos aproximadamente litro y medio de caldo, reservando el resto, pero nos dejamos guiar por nuestra intuición en cuanto a la cantidad final.

Añadimos la carne en trozo medianos. Dejamos cocer una media hora. Añadimos las judías blancas lavadas, y dejamos que el caldo levante el hervor de nuevo.

En casa. Olleta

En casa. Olleta

Añadimos el arroz. Comprobamos si necesitamos más caldo para que el arroz pueda esponjarse a gusto.

Dejamos cocer de quince a veinte minutos, hasta que el arroz esté en su punto.

Sacamos la carne, que estará melosa y suelta, y la desmigamos en trozos pequeños.

La añadimos de nuevo.

Si nos parece que la olleta queda demasiado cremosa, añadir un par de cucharones más de caldo hasta que obtengamos la textura que más nos gusta.

Probar el punto de sazón. La calabaza hace que el plato tenga un matiz de fondo dulce y aterciopelado. Si preferimos un punto de sabor más contrastado, le pondremos un poquito más de sal, siempre muy poco a poco.

Y listo! Aquí tenéis un puchero de esos que resucitan a los muertos.

Corriendo a la mesa con el plato bien calentito…

En casa. Olleta

Un plato de Olleta entre pecho y espalda, un vaso de buen vino, una chimenea encendida, y ala, a dejarla caer!

Feliz semana a todos!

puedes compartir esta entrada en:Facebooktwittergoogle_pluspinterest

2 Comentarios

  1. ME GUSTA, ME GUSTA MUCHO¡¡, MIENTRAS LO LEIA, RECORDABA VIVENCIAS DE NIÑA EN EL PUEBLO, ANTES AQUI NEVABA MAS O QUIZAS ME LO PARECE A MI, LOS NIÑOS VIVIAMOS MAS TIEMPO EN LA CALLE EN VERANO E INVIERNO. LA NIEVE …ESE OLOR A NIEVE. AUN RECUERDO COMO OLIA LA NIEVE, SI, A MI ME OLIA LA NIEVE.

    EL PAISAJE Y TU COMENTARIO JUNTO A LA COMIDITA CALENTINA, RICA, SABROSA,QUE NOS OFRECES HOY,ME LLEVO A ESOS TIEMPOS , LLEGAR A CASA DE LA ESCUELA Y COMER UN POTAJE CALIENTE HUMEANDO, COMO EL VAHO QUE SALIDA DE NUESTRA BOCA, POR REGRESAR CORRIENDO A CASA.¡
    pilar

    • Me encanta y me asombra ver cómo tantos amigos tenemos esos recuerdos tan parecidos siendo tan pequeños… Creo que los recuerdos hablan mucho de lo que de verdad es importante al final para nosotros, y por eso me impacta ver cuánto coincidimos en esto de la experiencia de la nieve… Mil gracias por ese recuerdo Pilar. Qué bonito. Que tengas un buen día!

Responder a Fernanda Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *