RssFacebookPinterestBlogLovin'
Menú de categorías

Escrito por el Sep 2, 2014 en cocina de cosecha | 4 comentarios| etiquetas: almendras, celebración, frambuesas, helado, repostería tradicional

tarta fría de frambuesas

gracias

Este verano ha hecho un año desde que empecé a escribir este cuaderno (tan ligero, ni papel, ni páginas, sin lomo, sin gusanillo). Como las cifras siempre imponen un cierto peso, he pegado un vistazo hacia atrás. Y he visto que este año me he sentado 80 veces a escribir 80 pequeñas historias, con sus casi tantas recetas de ir por casa.

Ahora me parecen muchas, 80. Una bonita cosecha.

Y hoy me siento a escribir sólo para daros las gracias. A todos los que me habéis ido leyendo en silencio. A todos los que habéis tenido la generosidad de escribirme. A los que me habéis dejado comentarios todas las semanas durante temporadas larguísimas.

A todos los que me habéis parado aquí y allá para decirme que le habéis reenviado mis entradas a éste o a aquella, o para contarme una historia que tiene que ver con algo que he escrito, o para enseñarme una foto de una receta que habéis probado(incluso para enseñarme una foto de una receta que ha probado uno de vuestros amigos con reenvío!)

Por todas las historias vuestras que me habéis contado enganchadas con las mías, componiendo un hilo más rico y más largo.

A todos los amigos nuevos que he conocido a través de este cuaderno, y a los amigos antiguos a los que he conocido mejor.

A R., mi fotógrafo, (y mi marido), que se ha pasado tantas medias mañanas de domingo de este año poniéndole una piel a mis platos y a mis trozos de historias.

A J., guardián de las 7 puertas, mi Hormiga Atómica preferida. Sin él mi web no sería la mitad de bonita.
De hecho, hoy por hoy, después de los varios hackeos que hemos tenido este verano, por no tener, hoy no tendría ni web.
Además (y no menos importante), sin él no me habría divertido ni cuarto y mitad, y me habría desesperado el triple con esto del código, el SEO, el CMS y toda esa sarta de palabrotas -no voy a decir que no he tenido mis desesperos porque me arriesgo a que se esté riendo de mí hasta el día del Juicio, y tampoco es eso. 😉

Sin olvidar a mis dos pollos, que se zampan lo todo que sale de la puerta de la cocina con cara de felicidad.

He tenido mucha, mucha compañía.
Y de la mejor.

Gracias a todos, de todo corazón.

p.d.: así que, después de tanto bueno, ahora, ¡a por la segunda velita!

tartita fría de frambuesas

{para seis trocitos}
  • 170 gr de harina de almendra (almendra molida)
  • 4 huevos
  • 170 gr azúcar
  • la ralladura de medio-un limón (sólo la piel amarilla)
  • medio litro de helado de frambuesa
  • un molde desmoldable de 12-14 cm (para dos bizcochos)

Separamos las claras de las yemas y montamos las claras a punto de nieve con 125 gr. de azúcar.

Si tenéis Thermomix, un procedimiento que no falla es este:

Colocar las cuatro claras en el vaso bien limpio con la mariposa puesta, y programar 5 minutos, temperatura 40º, velocidad 3. ir añadiendo por el bocal los 125 gr de azúcar despacio.
Después, programar 6 minutos más, a la misma velocidad pero sin temperatura.

Os quedarán así de bonitas:

En casa. Tarta de frambuesas

Colocamos las claras en un cuenco, añadimos la harina de almendra y las yemas, que habremos batido batidas con el resto del azúcar hasta que blanqueen un poco.
Amalgamamos la mezcla utilizando una espátula, con movimientos lentos y envolventes, siempre de abajo a arriba y con mucha delicadeza, para que la masa no pierda el aire de las claras (estas masas no llevan levadura, así que dependen de ese aire para quedar esponjosas y estupendas).

En casa. Tarta de frambuesas

En casa. Tarta de frambuesas

En casa. Tarta de frambuesas

En casa. Tarta de frambuesas

En casa. Tarta de frambuesas

Cuando está lista, de un color uniforme y sin grumos de clara, la vertemos en un moldecito. Con esta cantidad salen dos bizcochitos de 12-14 cm de diámetro. Un tamaño perfecto para que cuatro-seis personas bien avenidas den buena cuenta del pastelito en una sentada -si no son bien avenidas, como la conversación tira a mustiarse, igual hacéis corto 😉

Pero también podéis hacer un sólo bizcocho con un molde de 20-22 cm.

En casa. Tarta de frambuesas

En casa. Tarta de frambuesas

Abrir el molde, sacar el bizcocho y ponerlo a enfriar sobre una rejilla.

Lavar el molde y volverlo a montar. Cortar una circunferencia de papel de horno que tenga la medida interior del molde que hemos utilizado.
Con la ayuda de una cuchara y de una espátula, rellenar el molde con una capa de un par de dedos de ancho, como si fuéramos a montar con él un helado de corte. Colocar encima el papel de horno ya cortado, y con la espátula pasar sobre él hasta alisar bien la superficie. Meterlo en el congelador.

Partir el bizcochito por la mitad.

En casa. Tarta de frambuesas

Decorar con frambuesas la mitad superior y espolvorearlas con azúcar glass.

En casa. Tarta de frambuesas

Después de al menos media hora, sacar el helado del congelador. Abrir el molde, despegar el helado con el filo de un cuchillo del borde del molde, despegar el papel de horno y colocar el corte de helado sobre la capa inferior de bizcocho.

Colocar encima la capa que hemos adornado con frambuesas.

Y como esto va de celebración, pues hacemos un poco el loco decorando…

En casa. Tarta de frambuesas

Y… TACHÁN… Listo!!

En casa. Tarta de frambuesas

En casa. Tarta de frambuesas

Por aquí sigue haciendo tanto calor como en pleno verano, así que aún es tiempo de comer helado, que refresca el cuerpo y el corazón -y eso de que engorda es un mito! 😉

 

Feliz vuelta al cole para todos!!

puedes compartir esta entrada en:Facebooktwittergoogle_pluspinterest

4 Comentarios

  1. Hoy, por fin, puedo leer este tu primer cumpleaños con maravillosa tarta. Y…… sabes sobrina las gracias somos nosotros las que te las tenemos que dar, aunque a lo mejor ya lo hayamos hecho 79 veces, nunca serán suficientes, por los hermosos ratos, los momentos revividos que ya dormían, las estupendas enseñanzas, el regalo de tus vivencias en las que has abierto el corazón sin ningún pudor, por esas descripciones poéticas y humanas que han transportado nuestra mente como pájaro volador, por las lágrimas derramadas en los momentos que la lectura rompía nuestro corazón, unas de alegría, otras de añoranza, por las maravillosas fotos, las bien trabajadas recetas, en fin por tantas horas que nos has regalado G R A C I A S!!!!!!!!!!

    • Te lo acabo de decir en esa cosa tan moderna que tenemos ahora del guasap, pero te lo digo otra vez: las gracias son siempre para ti. Yo sigo muchos blogs, cada semana leo varias decenas de recetas de blogs maravillosos, y algunos de ellos tan inspiradores que verdaderamente calientan el corazón, además de estimular el placer de meterse en la cocina. Y no siempre escribo un comentario, no siempre les doy las gracias por eso tan bonito que me regalan. Y debería, porque son cosas estupendas todas ellas, y se merecen sobradamente ese pequeño hálito de reconocimiento.
      Pero tú siempre lo haces. Eres la number one en mi top (aquí el número que quieras meterle). Da igual lo alto que sea el numerito en cuestión, sigues siendo la number one. Besazos, tu sobri.

  2. ¡Felicidades, Fernanda!, como dice alguien en los comentarios, gracias a tí por tener este blog tan bonito, que además de recetas, nos trae olores y recuerdos de nuestra infancia. Como bien dices, el guasap, nos hace perezosos a la hora de enviar más de 20 palabras. Felicidades también a tu fotógrafo porque tiene una manera de mirar muy especial… Muchos besos y sigue muchos años más.

    • Querida Lola, qué alegría oírte!! (creo que siempre te lo digo pero es la pura verdad). Muchas gracias por tus cariños. Ala, otro año más de hacer nuestros bizcochos de sábado, nuestras migas de otoño y nuestras berenjenas Ottolenghi. Qué gusto. Besazos, Fer

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *