RssFacebookPinterestBlogLovin'
Menú de categorías

Escrito por el Ene 17, 2020 en cocina de cosecha | 0 comentarios| etiquetas: espinacas, fuentes de horno, invierno, pasta, piñones, pistachos, queso fresco

pasta con calabaza

  • 60 gr de pasta corta de espelta integral (u otra pasta integral) por persona (250 gr para 4 personas, por ejemplo)
  • una bolsa de hojitas tiernas de espinaca
  • media calabaza asada, de tamaño mediano
  • 200 gr de ricotta o requesón o queso fresco
  • 100 gr de parmesano o gruyère rallado
  • un puñado de pistachos tostados y otro de piñones tostados
  • 1 cebolla grande, picada
  • 3 dientes de ajo, picados
  • un poco de nuez moscada recién rallada

 

Éste es el tipo de pasta-fantasía con el que soñamos en invierno.

Volver a casa a la hora de comer un día gris, helado y húmedo, y encontrar la casa calentita, una mesa puesta con mimo, una gran fuente de pasta con tropezones de calabaza y queso fundido, y el perfume agreste de la salvia flotando sobre ella.

.

.

 

.

.

Es una receta sencilla muy apropiada para ejercitar con ella el toque personal y la inventiva.

Hervir la pasta al dente y escurrirla. Reservar.

Tostar los piñones y pelar los pistachos, trocearlos groseramente.

.

.

 

.

.

Picar la cebolla y los dientes de ajo. Sofreír hasta que la cebolla esté traslúcida.

Añadir las hojitas de espinaca y sofreír un par de minutos.

Mezclar la calabaza asada con el ricotta, sal, pimienta, nuez moscada y las hojitas de tomillo fresco..

 

 

Colocar la pasta bien escurrida en una fuente de horno.

Verter sobre ella la mezcla de calabaza y ricotta, y mezclar.

.

.

 

.

.

Añadir las hojitas de espinaca que hemos salteado con la cebolla y el ajo. Dar una vuelta con delicadeza.

Rallar por encima de la pasta el queso parmesano o gruyère (en ambos casos un buen queso marca la diferencia del sabor) y hornear 30 minutos a 180 grados.

.

.

 

.

.

Al sacar la fuente del horno, espolvorear con los pistachos troceados y los piñones tostaditos, y con un poco más de tomillo fresco.

Y ya la puedes llevar a esa mesa bonita a la que pronto se va a sentar alguien que está loco por entrar en esa fantasía invernal confortable y suculenta…

 

 

 

.

.

¡Feliz semana de invierno! ¡Felices ratos en la cocina!

puedes compartir esta entrada en:Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *