RssFacebookPinterestBlogLovin'
Menú de categorías

Escrito por el Sep 7, 2016 en cocina de cosecha | 4 comentarios| etiquetas: apurando el verano, berenjenas, calabacines, mar, piñones, queso feta, tartas saladas, tatin, tomates secos, verano

tatin de berenjenas

días nublados

Días nublados en pleno verano.

Deliciosos.

El cambio para mí, por pequeño que sea, es desde hace años una especie de receta milagrosa para exorcizar el entumecimiento de la piel.
Para mí, que estoy presente en mi mundo de una manera rotundamente sensorial, apreciar y cultivar todo lo que fractura la rutina ha sido mi forma de mantener los sentidos exquisitamente calibrados, pulsátiles, expuestos a la corriente de vida sensual de cada día…

Así que yo adoraba los días nublados.

Días diferentes, días que suspendían el imperio del sol y su pletórica monotonía, desaturaban los sentidos y permitían regresar a la playa al día siguiente con la piel recién nacida, preparada para absorber todo el delicuescente dorado del verano como si de nuevo fuera un primer día.

Días algodonosos, el cielo brumoso y cercano, acolchado, encapotado por cadenas de nubes blancas que avanzan deprisa hacia las montañas bermejas.

030511_022

Días excitantes que vuelven el aire más carnal y hacen descender los perfumes del monte hasta la playa.

Días de buscar el rincón donde el Levante se encajona y sentarse con la espalda desnuda a la contra, para dejarlo trepar por la piel, apropiarse del cuerpo y enseñorearse en él como harían unas manos formidables.

A menudo esos días comienzan por la noche: mientras duermes oyes crujir las persianas bajo las arrancadas de un Levante inusual, confundido de hora.
Corrientes de viento vigoroso penetran en los cuartos y vibran sobre las camas como racimos de campanillas frías.

Al despertarte no hay encalmada.
El Levante sigue batiendo la mañana, alegre y chispeante, lustroso como un astro, omnipresente; su fuerza de gravedad se expande sobre el día hasta polarizarlo por completo, como una mujer bonita segrega silencio y un vuelco de miradas al entrar en una habitación.

030511_030

Un estimulante tintineo vibrátil ciñe la mañana.

Los toldos se hinchan y se vacían como pulmones, sacudiendo sus anclajes con recios golpes de abanico.

El viento se encolumna en los deslunados y en las escaleras, absorbiéndolas como una boca que succiona, ululando.
Las largas cortinas de lino blanco se levantan sobre sí mismas cabalgadas de viento, oscilan como claras mareas benévolas.

Las habitaciones huelen intensamente a mar, un sonoro perfume a frontera de mar se adhiere a las cosas como aceite.

Las puertas se deslizan de sus frenos y se cierran de golpe con estruendosos portazos que te sobresaltan.

Toda la casa está fruncida de oscilaciones, movimiento y deriva, y andar dentro de ella se parece a recorrer un barco que navega.

.
.

Pese al régimen de brisas que el mar infundía sobre nuestra vida de playa, rítmico, previsible, eficaz, la temporada era canicular: la arena ardía y el sol aplastaba el mediodía bajo su aliento demasiado fogoso.

Los días nublados, balsámicos, hidratantes y afectuosos, se esparcían en nuestro verano de niños como las sombras benignas que los árboles segregan sobre el asfalto de una carretera.

Saltando de uno a otro, como quien recoge las cuentas de un collar partido, cruzabas tu verano.

.
.

Días de camisa abotonada y shorts, o de blusón sobre el bañador, de pelo recogido con coleta, días de bici y de escollera, por las tardes días de vestidito, días refrescantes con bandadas de gaviotas volando en amplios círculos punteados por chillidos que no entendíamos, ¿qué se decían las gaviotas, les gustaban como a mí los días nublados, o estaban emborronadas como el día?

180806_112

Días en que la luz perlada te hacía descubrir lo morena que tenías la piel y el vello, ahora dorado, que te cubría los muslos y los brazos como una pelusa pajiza.

Dejabas las sandalias de dedito y te ponías unas alpargatas de lona roja, azul marino, blanca: las suelas de esparto estaban esponjosas de humedad salina.

La mañana avanzaba despacio.

Una la enlentecía, no quería acelerar la delicia; el aire había perdido su naturaleza cristalina y se había vuelto vaporoso y mullido, casi líquido.
Al respirar despacio podías surcarlo braceando.

Los colores recuperaban su vibración profunda, que el sol centelleante de agosto aplanaba cada día bajo su aliento cálcico.

Y el mar se detenía bajo aquel mandato del aire, embalsamado como una lámina de mercurio: perfectamente lisa, cerosa, surreal…

180806_116

Mañana volvería el repujado de lentejuelas rielando al mediodía y el juego de cabrillas blancas sobre añil cuando el sol rebasara la línea de horizonte.

Hoy el mar era un papel charol sobre el que los petroleros lejanos caminaban a cuatro patas, como lagartos adormecidos, rojos y azules.

180806_135

.
.

El Levante arrecia de tarde y las drizas de los veleros ritman los paseos por la orilla como grillos metálicos.

170807_031

El agua se revuelve y la marejada trae desde alta mar largas olas verdigrises, verde olivino, gris acero, orladas de gruesas diademas de espuma de un blanco apagado.

La playa huele profundamente a mar y a lechos de algas mojadas, los faros se asoman entre cuencos de nubes.

190807_021

Una rebeca. Unas bambas.
Una sonrisa. Una carrera por la arena oscura, compacta y mojada.

playa con tormenta

Una concha de nácar brilla entre la arena como un trozo de gema. La desentierro, la guardo en un bolsillo.

Respirar.

290809_007

Mirar el horizonte y dejarse investir por estas bendiciones.

Agosto, un rompiente de luz, y el mar en los bolsillos.

tatin de berenjenas

  • 1 berenjena grandecita
  • 1 calabacín
  • 2 tomates pera maduros
  • 6 tomates secos en aceite
  • un puñado de piñones
  • unas ramitas de romero fresco
  • dos cucharadas colmadas de queso feta en aceite
  • dos cucharadas de azúcar integral (moscovado, panela)
  • 1 lámina de hojaldre

Cortar la berenjena en láminas, meridianos o paralelos, a gusto de cada uno. Cortar los calabacines.

Freír las rodajitas o pasarlas a la plancha; si las hemos frito pasarlas a papel absorbente para retirar todo el sobrante de aceite y reservarlas. Cortar en rebanadas los tomates.

280816_007

Colocar en una sartén o cazuelita que pueda ir al horno, sobre un filete de aceite de oliva, las dos cucharadas de azúcar integral, esparcidas. Por encima, colocar los piñones y las ramitas de romero, y por encima de éstos, las rebanadas de tomate pera fresco espolvoreadas con un poco de sal.

280816_019

280816_035

Encima, colocar una capa de berenjenas, y encima de las berenjenas, una de calabacines.

280816_040

280816_043

280816_046

280816_050

Espolvorear con el feta desecho con las manos y con los tomates cortados en trocitos.

280816_059

280816_061

Extender la lámina de hojaldre por encima, acoplar el tamaño al de la sartén retirando el sobrante y remeterlo frunciéndolo sobre el relleno para que lo recoja bien.

280816_079

280816_082

Colocar la sartén a fuego moderado unos minutos para derretir y caramelizar el azúcar, unos 3-4 minutos, y luego colocarla en horno ya caliente a 185º, durante 30 minutos.

280816_090

Darle la vuelta sobre el plato de servir.

280816_111

Y listo.

280816_114

Un hermoso plato de verano que tiene el mismo regusto a otoño que el cielo de estos días, cada día más cristalino y con más azur.

280816_135

280816_125

Feliz vuelta al cole para todos. Demos nuestros primeros pasos hacia un otoño rico y luminoso. A disfrutar.

puedes compartir esta entrada en:Facebooktwittergoogle_pluspinterest

4 Comentarios

  1. No tengo palabras……. Increíble que se pueda escribir algo tan Bello, tanta poesía en lo que todo es prosa.
    Tienes en don: ese de decir con sencillez y hermosura la cotidianidad y en ese decir llegar a lo más profundo de las entrañas.

    Disfrútalo y déjanos disfrutarlo. Pero no te enorgullezcas, no es sólo tú mérito: es un regalo que nació contigo.

    Muchos besos sobrina y gracias por compartir esa fluidez de vivencias, sensaciones y sentimientos con nosotros. Es un disfrute leerte.

    • Ya sabes que yo tiendo más a dudar de mi misma que a enorgullecerme: es un fastidio para unas cosas pero una ventaja para otras!! Pero recordaré eso, procuraré recordarlo siempre. Muchos besos, y muchas gracias tiíta.

  2. Me comentaba la tía Elisa lo magnífico que es el relato y lo preciosas que son las fotos.
    CIERTO!
    Impecable!
    Y la tatán la hago en cua to llegue a casa. Qué rico!
    Un beso artista!

    • Gracias primo! Viste? El día que pasé con vosotros tuve la suerte de disfrutar de uno de esos días nublados! La penúltima foto, la de la red de voley playa en la arena, la hice mientras andábamos a por nuestras fantásticas paellas. ¿No es una playa preciosa? Sí que lo es! Hasta muy pronto bombón!

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *