RssFacebookPinterestBlogLovin'
Menú de categorías

Escrito por el Ago 22, 2016 en cocina de cosecha | 4 comentarios| etiquetas: cebollino, cremas frías, hinojo, pepinos, perejil, verano, yogur

crema fría de pepino

.

· crema fría de hinojo y pepino ·

· para cuatro personas · dificultad: ninguna, para principiantes · estado de ánimo: en bikini ·

.

  • 2 pepinos grandes y tersos o 4 pequeños
  • 3 yogures estilo griego sin azucarar
  • 2-3 cucharadas soperas de zumo de limón (según tu relación con el limón)
  • medio bulbo de hinojo con sus ramitas verdes
  • un puñado de hojas de perejil, y si se tiene a mano, un par de sus flores
  • un manojito de cebollino, y si se tiene a mano, una de sus flores
  • 1-2 dientes de ajo pelados (según tu relación con el ajo)
  • sal y pimienta recién molida (yo gasto una mezcla de negra, blanca y rosa)
  • aceite de oliva virgen extra
  • un chorro de agua fría o 2-3 hielos

.

Colocar los pepinos pelados y en trozos, un cuarto de bulbo de hinojo pelado de su capa exterior y desechando la parte más dura que dibuja un triángulo junto a la raíz, fileteado; las hojas de perejil y el cebollino, los dientes de ajo picados, el zumo de limón y el yogur con un poco de sal en una batidora o en el vaso de la Thermomix.

.

.

240716_010

.

.

Reservar unas hojitas de perejil y de hinojo, un poquito de cebollino picado y las flores para decorar.

Batir a fondo. En la Thermomix, por ejemplo, 2 minutos a velocidad progresiva 5/9.

Añadir pimienta molida y probar el punto de sazón. Corregir si es necesario.

.

.

240716_020

.

.

Dejar enfriar en la nevera en una jarra un par de horas.

.

.

240716_024

.

.

Decorar con las hierbas y unas gotitas de aceite de oliva.

Ideal para el borde de la piscina.
Es más, si te has despertado con antojo de jugar a la Agente 99, cosa que a las mujeres tiende a sucedernos de vez en cuando, ¡le puedes poner hasta una pajita!

.

.

240716_029

.

.

A disfrutarla.

Feliz (lo que queda de) verano para todos.

 

Esta receta está basada en la de Andrea Bemis (granjera y foodie –pero eso lo dice ella, no yo), en su blog Dishing up the dirt, que va básicamente de cómo comer estupendamente empleando lo que uno cultiva y sin complicarse mucho la vida. Si os atrae la vida en el campo, seguramente os gustará su blog.

 

puedes compartir esta entrada en:Facebooktwittergoogle_pluspinterest

4 Comentarios

  1. Siendo verano, ya es otoño. El otoño llega esa mañana en que te despiertas, respiras profundo y huele a otoño. Pero ya se ve el otoño y ya suena el otoño. Al caminar entre los árboles ya hay hojas marrones; esas hojas que al pisar suenan como una patata frita (de bolsa, claro). Ya se ve y siente el otoño; pese a ser verano.

    Saludos,

    Jose

    • Hola! Qué alegría oírte!
      Es verdad. Aquí yo lo noto en el gingko que tengo en la terraza, que ya tiene otoñales las hojas más altas. Y en la luz. No sé si ahí también pasa, pero aquí cuando llega septiembre el cielo cambia de textura, se vuelve más turquesa, menos pálido y la luz se acristala. Quizá los que están por venir son los cielos más bonitos del año. Al menos aquí creo que es así.
      Muchas gracias. Y un beso!

    • ¿De verdad es así de azul el cielo ahí? Creo que aquí nunca es exactamente así, de un azul tan potente. Será el aire de la meseta… qué bonito! 😀

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *