RssFacebookPinterestBlogLovin'
Menú de categorías

Escrito por el Dic 9, 2017 en desayunos de domingo, reverdece | 0 comentarios| etiquetas: arándanos, avena, calabaza, galletas, lino, naranja confitada, quinoa

galletas de avena y arándanos

Entre las galletas que he elegido para los desayunos de este año también hay algunas que destacan por ser saludables, como éstas. Copos de avena y de quinoa, lino y chía, sin mantequilla, sin azúcar salvo la que contienen los arándanos, ligadas con aceite de coco, el mucílago de las semillas, pulpa de calabaza (otoño!) y un poco de huevo. Son bocaditos concentrados de energía lista para ser liberada despacio.

  • ¼ cup de aceite de coco
  • ¼ cup de miel
  • 1 cup de copos de avena
  • 1 cup de copos de quinoa
  • 1 cup de arándanos secos
  • 1/2 cup de corteza de naranja confitada
  • 1/2 cup de semillas de calabaza
  • 2 cucharadas (tbsp) de semillas de lino a remojo en 5 cucharadas de agua
  • 2 cucharadas (tbsp) de quinoa a remojo en 8 cucharadas de agua
  • 1 cucharadita de nuez moscada
  • 2 cucharaditas de canela
  • un pellizco de sal
  • ½ cup de pulpa de calabaza asada
  • 1 huevo grande batido
  • chocolate derretido para decorar (opcional)

 

Asar la calabaza. Yo he gastado calabaza redonda (cucurbita maxima).

Mientras se asa y se enfría un poco, colocar en un bol los copos de avena y de quinoa, las especias y la sal, la naranja confitada cortada a trozos diminutos y las bayas de arándanos deshidratadas, la miel y el aceite de coco líquido. (Si a temperatura ambiente está sólido, disolverlo al calor).

Cuando la quinoa y el lino hayan absorbido el agua y se haya formado el mucílago que los envuelve en una gelatina al remojarlos, los añadimos a la masa con la miel y el aceite, la pulpa de calabaza y el huevo.

Mezclamos con delicadeza hasta que los ingredientes se integren en la mezcla de manera homogénea.

.

.

.

.

Con la cup de 1/4, o con una cuchara, vamos cogiendo montoncitos de masa y depositándolos sobre una bandeja forrada con papel de hornear. La cup de 1/4 te permite hacer galletas de forma redonda casi perfectas y si la llenas del todo quedan un poco altas, como si fueran scones. Quedan preciosas y es agradable comerlas algo gruesas, ya que la textura es blandita y un poco como de chicle, y da gusta morder la pilita de granos y semillas que se sostienen juntos como por arte de magia.

Con el horno caliente a 175º (si hemos asado la calabaza antes procuramos aprovechar el horno ya caliente), las horneamos 15-20 minutos, hasta que comiencen a dorarse y el aroma se perciba en la habitación.

Las enfriamos sobre una rejilla y las decoramos con hilos de chocolate caliente. Yo he gastado un chocolate sin leche 72% de cacao y sin azúcar. Luego se almacenan en un recipiente hermético o que las mantenga en una atmósfera protegida (yo las guardo en uno de esos evocadores tarros de cristal para galletas).

.

.

 

.

.

Están buenísimas solas y también mojadas en el café con leche.

Aportan grasa y proteína saludables para que el cerebro comience a funcionar de nuevo, y también hidratos para que el metabolismo vaya cargando gasolina.

.

.

 

.

.

Un cofrecito de energía limpia y eficaz para comenzar la mañana radiantes.

Esta receta es una adaptación de las Pumpkin Breakfast Cookies del blog Leelalicious.

puedes compartir esta entrada en:Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *