RssFacebookPinterestBlogLovin'
Menú de categorías

Escrito por el May 5, 2020 en cocina de cosecha, desayunos de domingo | 0 comentarios| etiquetas: comida corazón, comida de infancia, comida del hogar interior, galletas y pastas, helado

galletas sandwich

Algunas veces, sobre todo en días sombríos de incertidumbre y ansiedad, y también en días espléndidos y muy felices, una puede ponerse a hacer las cosas con verdadera magnificencia, dejarse de tibiezas y montarse un pedazo de sandwich de helado entre dos galletas de mantequilla american-old-style.

Para eso hay que tener dos cosas.

Un suculento helado…

Y unas galletas opulentas y nada comedidas como éstas.

El helado ya lo tenemos…

Y ahora vamos a «fabricarnos» esas galletas de pecado.

 

  • 250 gr de harina múltiples usos
  • 240 gr de harina de repostería
  • 9 gr de bicarbonato
  • 6 gr de levadura química
  • 6 gr de sal común
  • 280 gr de mantequilla a temperatura ambiente
  • 280 gr de azúcar moreno
  • 225 gr de azúcar blanco
  • 2 huevos L a temperatura ambiente
  • 2 cucharaditas de extracto de vainilla
  • 340 gr de perlas de cobertura de cacao con al menos 60% de cacao, o, si prefieres hacer una tanda de chocolate blanco, 170 gr de perlas de cobertura de chocolate negro y otros 170 gr de perlas de chocolate blanco de cobertura
  • copos de sal Maldon

.

En un bol, mezclar las dos clases de harina, el bicarbonato, la levadura química y la sal.

En el bol de la amasadora, con el accesorio pala, colocar la mantequilla con las dos clases de azúcar y Bator a velocidad media alta, unos minutos.

Cuando la mezcla esté muy ligera y haya empalidecido claramente, añadir un huevo, batir hasta que se integre, y luego el otro.

Añadir la vainilla.

Bajar la velocidad y añadir el cuenco con la mezcla de harina en varias veces. Batir lo justo para integrar.

.

.

.

.

Dividir la mezcla en dos si vamos a utilizar perlas de los dos chocolates.

Añadir las perlas y mezclar con las manos.

.

.

.

.

..

.

Envolver en film y llevar a la nevera un par de horas al menos, y mejor toda la noche.

.

.

.

.

Cuando la mezcla se ha asentado y ha ganado cuerpo por el frío, forra dos bandejas de horno con una lámina de papel sulfurizado y enciende el horno a 175º.

.

.

.

.

Con un dispensador de bolitas de helado (si tienes, y si no con una cuchara), saca bolitas de la masa y colócalas sobre la bandeja, 9 bolitas en cada bandeja.

.

.

.

.

Espolvorea encima dos o tres escamas de sal.

Ves cociendo las galletas en tandas, a media altura, 15 minutos si te gustan blanditas por dentro (quedarán pálidas) y 18 minutos si te gustan crujientes (quedarán doradas).

.

.

.

.

Saca la bandeja cuando esté lista y ponla a enfriarse sobre una rejilla. A los 10 minutos, saca las galletas de la bandeja y colócalas directamente sobre la rejilla para que terminen de enfriarse.

Mete la otra bandeja, y así hasta que acabes.

Cuando estén frías del todo, guárdalas en una caja hermética.

.

.

.

.

Y cuando tengas listo el helado que vas a meter dentro… AAAAAAHHHH!!

Entonces habrá muy poca gente más afortunada que tú en la manzana en la que vives.

.

.

.

.

Queridas, echadle un órdago al optimismo, dejad de preocuparos unos días por el reto #MantenteEnTuTalla y…

.

.

.

.

.

.

.

.

· SED FELICES ·

 

puedes compartir esta entrada en:Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *