RssFacebookPinterestBlogLovin'
Menú de categorías

Escrito por el Oct 1, 2016 en desayunos de domingo | 0 comentarios| etiquetas: desayunos, panes de frutas y especias, panes dulces, panes festivos

pan de jengibre y fruta

{para un molde rectangular de 28 x 12 cm}
  • 1 ¼ tazas* de harina de espelta integral
  • 1 cucharadita de bicarbonato
  • un pellizco de sal
  • ⅕ taza de azúcar moreno integral
  • 1 cucharadita de canela
  • 1 cucharadita de clavo molido
  • 1 cucharada de jengibre fresco rallado
  • ¾ taza de sirope de arce o de ágave
  • ¼ taza de dátiles (tipo medjoul), cortados a trocitos pequeños y con una hora de remojo
  • 2 cucharadas de pasas, partidas si son grandes y con media hora de remojo
  • 2 puñados de almendras fileteadas o dos cucharadas de semillas de amapola para decorar
    1 cucharadita de extracto o pasta de vainilla
  • 1 cucharada de zumo de limón
  • ⅕ tazas de aceite de oliva
  • 1 taza de leche vegetal (almendras, soja)
  • un puñado de frambuesas, arándanos o ambos, picados

Engrasar el molde con mantequilla.

120916_054

Combinar en un cuenco todos los ingredientes secos y en otro todos los ingredientes húmedos, y después mezclar ambos hasta que la harina esté completamente mojada e incorporada, con suavidad, sin insistir mucho. Mejor con una espátula y delicados movimientos envolventes.

120916_071

Añadir las frutas secas

bayas-cayendo-a-la-masa

y las frescas

frambuesas-cayendo

Verter en el molde (yo he gastado un molde rectangular de 28 x 12 cm).

130916_086

Introducir en el horno ya caliente y cocer durante 40-50 minutos.

130916_099

Dejarlo enfriar.

130916_109

Cortarlo en rebanadas o en cuadraditos.

Perfecto para degustar en pequeñas porciones: con cada bocado el perfume del jengibre se apodera del cuerpo, como las volutas de humo de las chimeneas se adueñan del clima de un pueblo en el invierno.

Un bizcocho profundamente aromático, opulento, que hace pensar en campos nevados, en cuentos rusos, en ron caliente con especias oscuras, en hogares de piedra con leña ardiendo.

Mullido y tan tierno que casi se deshace (más cuanto más fruta hayáis empleado).

Realza y matiza sus encantos acompañado de crema batida, helado, nata montada, frambuesas, fresas, chocolate o café con leche.

130916_123

Levanta el ánimo a los muertos.

130916_115

A los casi-muertos, vaya, que milagros propiamente aún no hacemos. 🙂

011016_044

Esta receta procede del blog Nourish Atelier, un nombre que encanta. Sus imágenes tienen un aspecto realmente nutricio, también en el sentido más espiritual de la palabra, y eso también me gusta.

*las cantidades en tazas y cucharaditas remiten al sistema americano de medida en cups, teaspoons y tablespoons. Ahora se pueden encontrar en cualquier sitio, desde las baratísimas de Ikea, hasta las tradicionales de acero inoxidable que encontraréis en ferreterías, pasando por cosas tan bonitas como ésta, ésta, ésta o ésta.

puedes compartir esta entrada en:Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *