RssFacebookPinterestBlogLovin'
Menú de categorías

Escrito por el Abr 29, 2015 en comida corazón | 0 comentarios| etiquetas: en 5 minutos, pasta, salmón

pasta con salmón

Ésta es una receta que debe llevar unos 30 años en mi familia. Comenzó a prepararla mi padre, en su época de pasar las recetas que le contaban las compañeras de trabajo a fichas de biblioteca.

Después la heredé yo cuando me casé, y después mis hermanos, y ahora mis hijos.

Nos encanta a todos, y es uno de los platos estrella de la comida corazón en mi casa.
Hasta R., que odia cordialmente las salsas con nata, dice que están buenos.
Si lo conociérais, comprenderíais que eso es mucho, mucho decir.

{para cuatro personas}
  • 70 gr de pasta por persona
  • unos 400 gr de salmón ahumado, o de los restos de un estupendo gravlax
  • 300-400 gr de nata de cocina, según lo espesa que te guste la salsa
  • 2 cebollas grandes, picadas
  • 3 zanahorias, picadas
  • 4 tomates secos en aceite
  • 4 tomates enteros en conserva o unos 300 gr de tomate natural triturado
  • 2 dientes de ajo, picados

Sofreír la cebolla y los dientes de ajo hasta que se enternezcan un poco, unos 5 minutos. Añadir las zanahorias picadas finas, mejor con un robot. Dejar que se sofría todo lentamente, unos 15 minutos más a fuego suave con un poco de sal, al principio destapado y después tapado, para que se ponga suave y lacio sin alcanzar el punto de crujiente.

Añadir los tomates cortados a dados o el tomate triturado, subir un poco el fuego, añadir un poco de sal y un poco de pimienta, dejar que se sofría unos minutos. Importante comprobar cada vez que añadimos algo el punto de la sal.
Añadir el salmón cortado en trocitos o en láminas pequeñas, darle un par de vueltas, hasta que cambie ligeramente de color hacia el rosa opaco. Reservar unas cuantas tiritas para coronar cada plato.

Añadir los tomates en aceite cortados en daditos.

En casa. Pasta con salmon

Añadir la nata. Dejar cocer a fuego suave 5 minutos para que los sabores se amalgamen.
Retirar del fuego.

Elegir una pasta bien bonita, y cocerla en agua hirviendo con sal en una cacerola donde pueda moverse a gusto, los minutos que indique el paquete.

En casa. Pasta con salmon

Colocar un par de cucharadas de la salsa por encima, bien caliente.
Dejar caer unas cuantas tiritas del salmón que hemos reservado -que si viene del gravlax tendrá además un maravilloso color rubí.
Espolvorear con una nube de parmesano rallado y, si le tenéis afición, con unas hojitas de albahaca fresca. O con unas espigas de eneldo fresco. Y con un chorrito de aceite de oliva afrutado. (Los del mediterráneo y el aceite de oliva somos una historia de amor sin contención).

En casa. Pasta con salmon

Y a disfrutar.

puedes compartir esta entrada en:Facebooktwittergoogle_pluspinterest

Escribir una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *